Angelada águila real

Imagen

Fotografía: Esther González.

Versos en caliente dedicados a mi padre.

Otro día le dedicaré unas palabras a la poesía, a la capacidad de enfriar los sentimientos y recrearlos con la cabeza. Y mencionaré a muy admirados poetas y amigos.

Yo no soy capaz de recrear con la cabeza. Aún así, espero que te guste

 

Angelada  águila real,

tan fuerte y tan libre,

yo soy un polluelo más,

uno de cuatro,

los corazones protegidos

por plumones frágiles y caducos.

“El tiempo caerá como el sol”, dijo alguien.

“Atardece hoy, llorarás. Sus alas abiertas te cerrarán el estómago.

Después te acostumbrarás; sólo luna y silencio”.

Angelada águila real,

tan preciso, tú, para todo

menos para lo importante,

tan poderoso y tan lejano,

presente y perfecto como las nubes.

“Soy de tierra y no de aire”, medité.

“Yo no puedo seguirte y me niego a esperarte

nunca más”. Te negué

y el tiempo

se fue detrás de tu cola,

diecisiete años, ocho meses, doce días,

y entiendo otra vez: la negación engrandece

el poder del nombrado NO QUIERO,

y por negarte dentro,

llevo media vida abrazada a tus olvidos,

y huyendo de tu huída

giro en círculos,

bailo y bebo ecos de un abandono inacabado

sempiterno:

busco a quien te traiga

y quien te trae, ineludiblemente,

lo hace porque se va.

 

 

 

 

Judith Bosch 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s