MICRORRELATOS: DISCUSIONES META-QUÍMICAS Y FILOSOFÍA MICRO-ORGÁNICA

piel1 piel2 piel3 piel4 piel5 piel6

piel7 pieldos

Fotografías: Sergio Rosales Medina, de la serie “El yo verdadero” y “Mi piel, Eros y yo”

He elegido estas imágenes del artista mejicano Sergio Rosales Medina para ilustrar un experimento creativo que discute asuntos abstractos, como política, ideologías o sistemas económicos, a través de las partes esenciales del ser humano -y del ser vivo-.

Estos textos están publicados en Aperitivos tóxicos y otros relatos.

Espero que te gusten.

Capitalismo hepático

Aquel ribosoma, cansado de formar parte de un órgano comunista, gritó a viva voz: “¡quiero mi propia célula privada!”.
El cáncer fue fulminante.

Grasas capitalistas

—Construiremos un dique aquí, un complejo hotelero allí y una urbanización de dúplex más allá.
—¡Pero la sangre no podrá pasar!
—“La sangre no podrá pasar, la sangre no podrá pasar…”, ¡como si no hubiese más arterias en el cuerpo!

Dictadura linfática

—¡Cuál de vosotras es la célula que ha mutado! —gritó el leucocito jefe.
Las células no respondieron.
El leucocito jefe ordenó a su tropa torturar y matar, una a una, a todas las células, hasta conseguir que alguna hablase.
Cuando la tropa finalizó la tarea asignada, un reguero de células muertas yacía a sus pies, bajo los fusiles y las metralletas.
Los leucocitos se miraron los unos a los otros. No, cualquier cosa antes de reconocer que ellos eran las células que habían mutado.

Burocracia y neurotransmisores

Axón1: Abrir mano.
Axón2: Pero… ¿por qué?
Axón1: Eso es pensamiento y lo lleva otra sección; tú, comunica.
Axón1: Estirar codo.
Axón2: Estirar codo.
Axón1: Cerrar mano.
Axón2: Cerrar mano.
Axón1: Flexionar codo.
Axón2: Pero… ¿por qué?
Axón1: ¡Y a ti qué más te da! Tú, comunica.
Axón1: Rotar codo.
Axón2: Rotar codo.
Axón1: Apretar gatillo.
Axón2: Apretar gatillo.
Axón1: ¡Un momento!
Pero ya era demasiado tarde.

Proletariado hepático

—¡Malditas neuronas!
—Tú calla y sigue descomponiendo moléculas de alcohol, que esto va para rato.

Economía orgánica y la pequeña glándula

Sistema nervioso central: ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Más insulina!
Sindicato del aparato digestivo: Señores, por favor, no podemos seguir explotando al páncreas; está amenazando con el cierre.
Sistema nervioso central: ¡Bah! ¿Pero qué creen que van a conseguir allá abajo con una huelga?

Enamoramiento y sistema nervioso central I

—Señor, las endorfinas ya han tomado el sector lógica y van directas hacia el sentido común.
—¡Oh! ¡No! Rápido soldado, vaya a la vergüenza a pedir refuerzos.
—Demasiado tarde, señor.

Enamoramiento y sistema nervioso central II

—Señor, los andrógenos nos han tendido una emboscada; todas las conexiones con el órgano de la vista están ahora bajo su control.
—¡Maldita sea! ¡Soldado! Vaya a la memoria a rescatar archivos.
—Imposible señor, las endorfinas han cortado el paso.
—¿Y qué me dice del sector lógica?
—También está tomado por las endorfinas.
—¡Oh! ¡No! Soldado, ¡se acerca el fin del pensamiento!
—Sin ánimo de corregirle, señor: “se acercaba el fin del pensamiento”.

Enamoramiento y sistema nervioso central III

—¿Cómo se activa el miedo, señor?
—Malditos axones de reemplazo…

Filosofía útil

—¿Cuál es el origen de la vida? ¿Por qué estamos aquí? ¿Por qué nuestra especie es la más evolucionada?
—Somos demasiado egocéntricos —adujo otra salmonela—. Deberíamos enfocar nuestras preguntas hacia el resto de las especies y considerarlas objeto de estudio.
—Pues yo sigo pensando que nuestra especie llegó del espacio exterior —afirmó la tercera salmonela.
Ochocientas generaciones después, justo antes de que aquel cuerpo humano feneciese, las salmonelas continuaban discutiendo sobre los mismos temas.

Judith Bosch 2008. Publicado en Aperitivos tóxicos y otros relatos.

Descarga gratis la obra completa en Lektu

 

Anuncios

2 comentarios en “MICRORRELATOS: DISCUSIONES META-QUÍMICAS Y FILOSOFÍA MICRO-ORGÁNICA

  1. Hola Judith, es la primera vez que me ocurre esto, me has llenado la hendidura sináptica de un extraño sentimiento de empatia. Creo que mis versos son los primos tontos de tus versos. Por favor, ven a verme, aunque solo sea para decirme que lo nuestro es imposible.
    h

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s