Microrrelatos: Sexo Esporádico y Otros Clásicos

sexoesporadico2 sexoesporadico4 sexoesporadico5 sexoesporadico7 sexoesporadico9SEXOESPORADICO1 sexoesporadico6Fotografías: Sergio Rosales Medina

EVA Y EL BIG BANG

El universo, contraído durante treinta minutos, volvió a expandirse y a ser el que era. Y  ella, que dejó a la realidad de propina con la cuenta del último cubata, se sintió muy pequeña, muy animal y a la vez muy absurda, bajo el cuerpo de un tipo con el que no procrearía ni aunque la supervivencia de la especie dependiera de ello.

 

SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO

Se propuso encontrarla, desearla y poseerla como si no hubiera mañana pero finalmente, como siempre ocurría, llegó el amanecer.

 

EL LAZARILLO DE TORMES

Siempre soñó con una princesa anglosajona, por eso se quedó en Salamanca, y aunque asegurase, sin mirar afuera, que iba a las fiestas universitarias a pillar cacho, mirando adentro pedía una casa con jardín y tres hijos.

 

EL SÍ DE LAS NIÑAS

-¿En tu casa o en la mía? –preguntó ella, y lo hizo con un tono de voz estudiadamente severo, pensando en todas las mujeres que hubieran ardido vivas después de semejante hazaña. “Estamos en el SXXI”, volvió a pensar casi convencida. “Las féminas mandamos y decidimos”.  Entonces una voz del todo inoportuna, fuera de lugar, seguramente nacida en algún país lejano en el que habitaban princesas y cuentos estúpidos, le gritó: “¿Qué haces? ¡Pero si este tipo ni siquiera te cae bien!”.

 

GRANDES ESPERANZAS

Llevaba un vestido verdaderamente hortera, maquillaje en el rostro como para volver a pintar la Capilla Sixtina y caminaba describiendo eses perfectas, pero nada de eso tenía la menor importancia, si hubiera aparecido él, de repente, habría sabido leer entre líneas.

 

EL HOMBRE INVISIBLE

Cuanto menos se moviese, cuanto menos riese, cuanto menos hablase, más posibilidades tendría de llamar la atención de ella. La chica especial podría llegar aquella noche, esa idolatrada desconocida a la que habrían obligado a enseñar forma y movimiento, igual que a él, y que también deseaba abrir un hueco bajo el que esconderse.

 

Judith Bosch 2014

Anuncios

2 comentarios en “Microrrelatos: Sexo Esporádico y Otros Clásicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s