Homenaje al Contagio

contagio2 contagio5contagio4Fotografías: Sergio Rosales Medina

 

I

Ignoro lo que ves cuando me miras
y no podría asomarme a ese espejo.
 
Me escondo para abrazar al pasado
detrás de tus ojos
 y lloro.
 
Tu corazón no sabe ya,
el desprecio todo se lo ha llevado.
 
Mi corazón si sabe aún,
y mi sufrimiento es mayor;
aún puedo recordar
que antes de la enfermedad
nos quisimos.

 

 

II

¿Dónde estás?
¿A qué tumba he de llevarte flores?
¿Quién te infectó de miedo y te llevó?
Y me dejó con este ser hostil
que en nada,
ni en la cosa más simple,
se parece a ti.

 

III

Maldito mundo cansado,
oigo chirriar tus ejes
en cada vuelta oxidada.
Y por las mañanas
mi verbo escupe herrumbre
y palabras envenenadas.
Maldito mundo cansado,
oigo la caída de tus mástiles
en cada patada de viento.
Y por las mañanas
la sangre pesa
como hecha de alquitrán.
Maldito mundo cansado,
qué mal huelen tus pústulas,
cómo rugen tus entrañas
¡Cómo tiemblas
cada noche!
Y haces que lo oscuro
me escame.
Me robas el sueño
y me tiras los amaneceres
a la cara.
Calcinas mi mirada,
entumeces mis garras quemadas,
y me quitas el olvido
para que la boca me sepa a mierda
cada mañana.
Cada mañana,
maldito mundo cansado,
tú finges vivir tranquilo,
tú finges salud eterna
y a mí me come la rabia.
 
http://www.youtube.com/watch?v=yLh16FLoHD4
 

Judith Bosch 2011

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s