Apocalipsis

apocalipsis1Zumel, Bosch y Teulats

El Principio del Finalapocalipsis2

Justo a las 00:00 horas, cuando la filarmónica estaba a punto de salir a tocar la primera sinfonía del nuevo año, Dios apareció de improviso y sentenció:

-Necesito siete trompetistas con buenos pulmones, el resto puede recoger los bártulos e irse a casa.

Judith Bosch y Leandro Teulats.

Bien aventurados los que se queden sin cobertura, pues podrán ignorar la negrura que sobre ellos se cierne

apocalipsis3

Laura hace click.

Pero ya no quedan entradas.

Es el fin del mundo.

apocalipsis4

Juanma envía otro wassap a Carla.

No hay respuesta.

Es el fin del mundo.

Pedro Escudero Zumel y Leandro Teulats.

Los últimos serán los primeros

apocalipsis5

María rezaba a gritos para apartar el miedo infernal de su pensamiento, la lluvia de sangre había cubierto por completo el cristal de la ventana y el sonido del telefonillo se confundía con los gritos de las aves, así que tardó en levantarse y responder.

-¿Quién es? –preguntó, albergando la tibia esperanza de que fuera Dios quien contestara.

-El tipo feo pero simpático al que te follarías el día que acabara el mundo, a ver si crees que iba a olvidarme de eso.

Judith Bosch y Leandro Teulats.

Bienaventurados los marginales que, acostumbrados, podrán mantener la calma

apocalipsis6

Xesus Superestar tañe su guitarra.

Es puta. Es amante despechado. Es pija de polígono.

El fin del mundo se acerca.

apocalipsis7

Sofía se abre de piernas y suspira.

No es el fin del mundo.

Ya le gustaría.

apocalipsis8

El poeta escribe sus versos más sinceros.

No muy lejos un sicario cuenta balas.

Están a dos disparos del fin del mundo.

Apocalipsis10

Ramón se levanta de la cama.

Cuenta los billetes y los deposita en la mesilla de Sofía.

Sus cuerpos muertos se ven dos veces por semana.

Pedro Escudero Zumel y Leandro Teulats.

 

Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos

apocalipsis11

-Desviaremos todos los ríos –sugirió el presidente.

-Pero, señor, por lo que hemos leído, lo más probable es que los jinetes vengan por tierra o por aire –rebatió uno de los consejeros.

-Bueno, pero, para prevenir y por lo del diluvio, desviaremos los ríos –continuó el presidente -. Además, y para asegurarnos, quemaremos los bosques.

-¿Y si vienen por aire, señor? –preguntó otro consejero.

El presidente se subió las gafas, cruzó los brazos, se pellizcó la barbilla y guardó unos segundos de silencio.

-También está controlado –dijo por fin con tono solemne -. En todo caso, organizaremos un Barça/Madrid y le diremos a la gente que baje las persianas.

Judith Bosch y Leandro Teulats.

 

Bienaventurados los rutinarios, pues no distinguirán el Final del Principio

Apocalipsis12

Ramón apaga el despertador.

Comienza otra jornada de oficina, tedio y soledad.

Es el fin del mundo. Otra vez.

Apocalipsis13

María observa la aguja de la báscula.

Ha engordado un kilo.

Es el fin del mundo.

Apocalipsis14

Xesus Superestar observa la aguja.

Empuja el émbolo.

¿El fin del mundo?

Pedro Escudero Zumel y Leandro Teulats.

 

El Final del Principio

apocalipsis2

Dos redactores bromean sobre los ridículos problemas de niños ricos.

Ironizan sobre wassaps, entradas perdidas, oficinistas de panza redonda.

Estúpidos.

No han entendido nada.

Pedro Escudero Zumel y Leandro Teulats.

Pedro Escudero Zumel, Judith Bosch y Leandro Teulats, 2015.
Anuncios

4 comentarios en “Apocalipsis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s