Feliz día de Anti San Valentín

No podíamos dejar escapar la ocasión de montar unos jueguecitos de palabras inspirados en el amor y aportar ese tinte negro, sarcástico y jubiloso que nos caracteriza.

Por cierto, buscando imágenes para acompañar los microrrelatos, he descubierto este blog que me parece muy interesante. Te lo pongo aquí, por si quieres seguirlo o guardarlo en Favoritos para echarle un ojo más tarde: Carloslopezvalledor.blogspot.com

¡Y manos al juego!

Para este día tan especial cuento con seis colaboradores.

Nos hemos juntado una buena cuadrilla ❤

Empieza Magnus Dagon, autor de CIFI y músico de Rock electrónico.

magnus-dagon

Le han tocado estas palabritas:

Despedida, corazón, hacha, donadas gentilmente por Santiago Ruíz Mesa

Café, cenicero, berbiquí, fluorescente, mesa, elegidas por Esther González González

LAS PROMESAS SIEMPRE SE CUMPLEN

Carlos Schwabe fleurs-du-mal-destruction
Carlos Schwabe

Me dijo que la mitad de su corazón siempre me pertenecería. Y luego el muy cerdo me dejó. ¡Me dejó! Casi sin explicaciones, en una amarga despedida que para mí duró el resto de mi vida. Bueno, eso tiene fácil solución.

Paso 1: Gamma-hidroxibutirato, también conocido como GHB.

Paso 2: Atar con cuerdas.

Paso 3: Cortar con un hacha.

Y ya está. Promesa cumplida, de hecho conseguí la mitad de todo él. Luego me detuvieron, y tuvieron encima la desfachatez de llamarme loca, sobre todo a raíz de la declaración de su nueva novia.

Yo me porté bien; no fui celosa y tuve el detalle de enviarle la otra mitad, por si había prometido lo mismo.

POESÍA REMAKE

Carlos Schwabe
Carlos Schwabe

¿Qué es tortura? —dices mientras clavas en mi pie desnudo tu berbiquí azul.

¿Qué es tortura? ­—contesto usando el café a modo de cenicero, apoyado en la mesa y cegado por la luz de fluorescente—. ¿Y tú me lo preguntas? Tortura… eres tú.

Sigue mi amada Esther Recio, traductora, escritora y viajera incansable. No puedo enlazar su nombre a su blog porque aún no tiene. A ver si entre todas la convencemos para que se abra uno ❤ Sí puedo recomendarte, encarecidamente, su libro Invierno en Brasil, que leí a finales del año pasado de una sentada. Maravilloso.

Y aquí la tienes a ella, requetebién acompañada ❤

Microrrelatos Anti San Valentín

Le han tocado estas palabritas:

DESENGAÑO, CABEZÓN, SOBERBIA, donadas con amor por Esther de La Cruz.

ACÍBAR, CORAZÓN, BOFE, DISCENTE, FLORIPONDIO, que acabo de verlas sin nombre pero sé que son de mi prima Irene Álvarez Bosch.

ENTOMOLOGÍA O LA MUERTE SÚBITA DEL AMOR.

John William Waterhouse
John William Waterhouse

San Calentín debería de ser declarado el Día Mundial del DESENGAÑO: Vienes y  me entregas una cajita preciosa, de cartón, de esas con dibujitos de Mucha. Deben de ser caramelos de violeta o bombones, seguro.  No está precintada, se ve que los has comprado a granel.

La tapa está un poco chafada por una esquina, así que tengo que luchar un poco para abrir el pequeño tesoro, la boca húmeda de expectación.

No distingo bien qué es eso transparente, CABEZÓN y enorme, que me saluda desde el fondo. Te miro sin comprender.

—Crecerá y se hará opaco, no te preocupes.  Me ha costado mucho trabajo encontrarlo, no te creas… Bueno, encontrarla. ¡Es SOBERBIA! ya verás dentro de un mes, cuando sea adulto…

Me duele la mueca de asco que frunce mi boca incrédula

—¿Qué pasa?…—exclaman tus cejas fruncidas-Si llego a saber que ibas a poner esa cara, te traigo una vulgar escolopendra, ¡joder!

MALDITOS  CELOS

John William Waterhouse
John William Waterhouse

 Floripondio, el discente favorito de Protágoras, encontró el beso de Nicómaco algo forzado.

—¿Dónde está nuestro maestro?—preguntó a su devoto amante.

—Ha salido corriendo que echaba el bofe….parece que tenía una urgencia…habrá comido algo que no le ha sentado bien…—respondió Nicómaco escrutando a Floripondio con una mueca de asco—por cierto, ¿recuerdas que ayer, cuando estuvimos sesteando, te masajeé eso que tanto me gusta de ti con un aceite que olía a acíbar? Olvidé decirte que una sola gota al contacto con la lengua produce una descomposición monumental.

El corazón de Floripondio se encogió al atisbar una cruel sonrisa en el rostro de su amante. Le resultaba difícil creerlo.

—¿Y? —preguntó cruzando los dedos, esperando haber entendido mal.

—Pues eso… que nuestro maestro no volverá hoy.

La siguiente en jugar es mi querida Florita Morgado, Filóloga y amante del arte, la literatura y el cine. Tampoco tiene blog, pero te presentaré la página de Facebook en la que comparte Haikus acompañados de imágenes relajantes y evocadoras: Haikus y otras poesías de andar por casa. 

Ella es una enamorada de cada momento de la vida. Así que hoy, como casi siempre, tendrá un día estupendo ❤

Microrrelatos San valentin

Le tocaron estas palabritas elegidas por Gabriella Mariani Marini: hielo, deseo, tacones.

LOVE IS LOVE

Felicien Rops
Felicien Rops

Mientras regresaba a casa, pasó por los grandes almacenes donde la había encontrado dos años atrás. Lo suyo había sido amor a primera vista; y ya era su segundo San Valentín juntos.

Al llegar, gritó: “cariño, ya estoy en casa”. Ella contestó desde la habitación, con su voz algo chirriante: “Enseguida estoy, querido, prepara las copas”. Él fue a la cocina y puso el champán en un bol con hielo, observando que la casa estaba impoluta como siempre. Ardía en deseo por verla en un día tan especial.

Ella estaba frente al espejo. Llevaba el vestido plateado que tan bien le sentaba, se atusó sus mechas de hilo de cobre y se vio bien. Era bajita, pero muy estilosa. Se puso los tacones aunque con ellos andaba bastante mal, pero la ocasión lo merecía.

Caminó con sus pasitos cortos y vacilantes hacia el salón, donde él esperaba con las copas. Al verla, le dijo sonriendo: “Mi robotita, estás magnífica” (así la llamaba, aunque a ella no le entusiasmaba ese apodo). Roomba se acercó, acarició su cara y lo besó apasionadamente con sus fríos labios, notando cómo su corazoncito metálico latía aceleradamente contra sus engranajes. La noche prometía.

Es el turno del inigualable Israel Alonso, escritor de sí mismo y lo que surja y fundador de la pedazo de editorial Cerbero.

Hoy pasará un día de estrés, para no variar, pero contará con el calor humano, la agudeza mental y la genialidad de su pareja Virginia Fernández, que nos tiene a todas enamoradas.

Microrrelatos Antisanvalentin

Si eres de las amistades que siguen el blog desde hace tiempo, ya sabrás que Isrra es capaz de sacar un microrrelato de CIFI como sea, sobre la temática que sea y con las palabras que salgan.

Esto es lo que le tocó:

Buscón, salvaje y espíritu, donadas por Antonio J. Cuevas.

Improperio, lápiz, socaire, ménsula y bocio, a cuenta de José Luis Vivas, que poco a poco se va ganando la fama que tiene mi prima. Dentro de nada no me hará falta leer su nombre detrás de las palabras elegidas por él ❤

Y estos son los microrrelatos que sacó del horno:

ALCOBA REAL

Jean Delville
Jean Delville

El Buscón Real era un espíritu salvaje. Le daba igual que hubiese nacido para aquello, que todos y cada uno de los genes que lo componían hubieran sido diseñados por la Alianza Trifásica para ser lo que era. Él tenía sus propias ideas al respecto y no se lo estaba poniendo fácil a Su Majestad.

            —¡Eres mi concubino! ¡Tu deber sagrado!

            —¡No me vengas con deberes sagrados! ¡Dime por qué tengo que dejarme montar tres noches por semana? ¿Dónde pone que debo cargar en mi esfínter con tu Sagrada Semilla hasta el laboratorio del Monasterio de Defensa?

            —¡En la puta Carta Magna! ¡Es una tradición con fusnios de antigüedad, joder! ¡Eres imprescindible!

            —¡Mi ojete moreno es imprescindible! ¿Y por qué no me desposas, bravo monarca de los cojones? ¿Por qué no me conviertes en rey consorte? ¡No me quieres! ¡Solo te importa que sepa apretar el culo!

            —Pero… pero… ¿Qué pensaría el Megapapa si…? Tú no estás bien de la cabeza, Juandedios. Cuando las mujeres se extinguieron…

            El Buscón Real se levantó de la cama tapándose como pudo y se fue dando grandes zancadas.

            —Las mujeres no se extinguieron, mi rey. No seáis zopenco. ¡Las mujeres se hartaron!

EL AMOR ES EL ALIMENTO DEL ALMA

Jean Delville
Jean Delville

La ménsula zoomorfa que sostenía el pantagruélico arco de acceso casi parecía un  tótem, sus ojos de dragón o de gárgola brillando intermitentes, reproduciendo los cientos de fractales enriquecidos que servían de guía de aterrizaje y acoplamiento a los drones de salvamento. El taxista revisó los códigos que se le enviaban y viró su vehículo, que flotó ingrávido al socaire de la arcada principal de acceso, donde cientos de personas, personas electrónicas y aliens de los Ciento Un Planetas iban y venían.

            —Hospital Orbital —dijo el conductor, escaneando con el lápiz holográfico a su cliente—. Que haya mejoría.

            —Vengo a injertarme bocio.

            —Ah. Eso es entrar y salir.

            —¡Es una operación quirúrgica delicada,  anhussiank! —Soltó el improperio cilobiense como si nada. El conductor ató cabos rápidamente. Su cliente venía de CIL: billonario de nacimiento—. Me caso pasado mañana.

            —Me alegro mucho por usted, señoru. El amor mueve el universo, dicen.

            —El amor o los créditos, massari. Pero el banquete va a durar siete semanas y va a haber una pecera de gambas goliath y catorce tipos de cerdo. Necesito un buche extra si quiero sobrevivir para los postres.

Me toca a mí ahora, pero no soy la última esta vez y no es porque ande falta de cortesía hoy sino porque quería dejar para el final una sorpresa que me ha hecho mucha ilusión ❤ ❤ ❤

1Microrrelatos antisanvalentin

Empiezo el día regular, con una discusión de pareja producida por la insistencia de mi amado en despertarse con las trompetas del Apocalipsis.

Llevamos tres años juntos, dos años y medio viviendo bajo el mismo techo, durmiendo en la misma cama y sufriendo oído con oído los sonidos infernales que usa para salir a tortas del sueño.

Dice que con tonos y frecuencias saludables no es capaz de abandonar a Morfeo y yo estoy al borde de la desesperación. Si alguien tiene alguna idea sobre algo que despierte sin perforarte el tímpano y sacudirte los sesos, de verdad que se lo agradecería hasta el infinito.

Te quiero Rafa ❤

Vale, y estas son mis palabras, uno de los grupos fue elegido por Rafa, por cierto:

Confitura, cruces, cremallera, capacete, canario, elegidas por despertadorman, quiero decir, Rafa Gil.

Tripa, instinto y desprecio, por Noelia Ozores Reboiras. 

Calamares, diarreas y flatulencia, por Rosa Delia Godoy (Este grupo en teoría no me tocaba, pero Rosa Delia, que encima llega tarde a la petición de palabras, me obligó a cogerlo).

Estos microrrelatos hice con ellas:

14F

Odilon Redon
Odilon Redon

─Entra en casa con unos pantalones militares, el torso desnudo, confitura de fresa chorreando desde el agujero del ombligo hasta la cremallera, un capacete sobre su cabeza de chorlito y grita convencido: «¡Al suelo! ¡Esto es un golpe de San Valentín!».

─Muy original.

─Sí. Muy original. Le contesté: «La próxima vez que cruces el pasillo con semejante ofensiva, te empaqueto el canario y lo mando al Tribunal de la Haya».

PASIÓN ELEMENTAL

Odilon Redon
Odilon Redon

Por la derecha se aproxima un átomo de oxígeno, pisando fuerte y metiendo tripa.

Por la izquierda, mirando con desprecio al primero, se acerca despacio y seguro un segundo átomo de oxígeno.

─Esta noche me casco un trío y punto, ¿para qué elegir? ─masculla el átomo de azufre girando el cuello de manera intermitente.

Y el Carbono, al que nunca le falta el instinto y que de casualidad, por aquello de la omnipresencia, divisa el encontronazo de los tres, murmura para sus adentros: «Esto va a empezar a oler muy mal».

PLAN B

Odilon Redon
Odilon Redon

Cenar el día de San Valentín con un desconocido era, hasta ahora, la ocurrencia más deprimente que había tenido para aquella fecha. Pero lo hecho, hecho estaba, y aguantar al menos hasta el postre la proveería del aprendizaje necesario para no volver a repetir.

─¿Vas a decidirte ya? Los camareros llevan una hora mirándonos con gestos de desesperación ─le sugirió por enésima vez al tal Marlon, que se describía como una persona flexible y adaptable a toda suerte de situaciones y resultó tener unas doscientas alergias alimentarias y tres o cuatro centenares de manías.

─No puedo. Todo lo que hay en la carta me provoca diarreas, flatulencia, ronchas o colapsos respiratorios.

─Pues haz aquello de «Pito, pito, gorgorito». Me voy pidiendo yo unos calamares, ¿vale?

─El olor de los calamares me hace vomitar.

─Bueno, entonces espero a que eches a suertes tu plato y los pido en el caso de colapso respiratorio.

Y ahora viene la sorpresa que me hace tanta ilusión.

Por ser un día tan bello y amoroso, escribí a la autora So Blonde pidiéndole colaboración en la entrada y me dijo que sí y me flipé.

Hala, esa era la sorpresa ❤

So Blonde

Mira qué maravillas hizo con las palabras carmín, almogrote e ímprovo, de Elsa Deniz Gonzalez; y madre, esperanza, poder, nativos, japón, elegidas por Cristian García. 

14 POLVOS

edward robert hughes
edward robert hughes

Irina se muerde la uña, hasta casi llegar a la madre. Nerviosa, disfrazada de lúbrica colegiala del Japón, se insinúa a los nativos de la ciudad en la que ella es la extranjera con la esperanza de ser elegida, alquilada por unos minutos.

Es invierno, pero no le importa porque nunca es primavera en los corazones de las muchachas tristes. Además, en Madrid, las únicas flores que brotan son ella y sus compañeras, aferradas como flora urbana y suicida al parco estrato que ofrecen esquinas y soportales. Aun así son hermosas con sus pétalos de vivos colores y sus pistilos generosos.

Es martes, pero podría ser cualquier otro día. Excepto el domingo. El domingo llama a casa y dice que todo está bien y que espera poder mandar dinero y que el trabajo en el restaurante es estupendo  y ríe para maquillar las mentiras.

Es catorce, de febrero, lo sabe porque ha visto ramos de rosa y estuches con forma de corazón para mujeres que ella nunca será.

Y porque el último cliente, un hombre repulsivo que podría ser su abuelo, ha dicho después de correrse sobre ella: Hoy es día de los enamorados. Me harás un descuento, ¿verdad, preciosa?

ALBUM DE BODA

Edward Robert Hughes
Edward Robert Hughes

Entre tú y yo hubo furia pero no ruido. Una batahola muda de reproches nunca pronunciados. Fue un trabajo ímprobo amarte.

Tú trajinabas almogrote  y yo manchaba de carmín filtros de cigarrillos rubios, el Atlántico nos ignoraba en aquel hotel de una isla más África que Europa.

El vino era blanco y estaba tan helado como mi corazón, congelado por tu silencio y la distancia con la que te escudabas, con la que me tratabas. Así fue mi despedida, mi abandono sigiloso. Te dejé callado y  ausente con los ojos inundados de la mar océana ante la que naufragábamos.

Ambos vestidos de blanco, yo como una novia que huye a hurtadillas del altar y tú como un difunto recién amortajado, los dos igual de silentes.  Fueron imágenes premonitorias, pero yo debía estar ciega además de sorda pues no vi nada a través de las lágrimas rotas de lástima.

Ahora, que no puedes oírme, quiero gritar, bramar, vociferar hasta la ronquera, pero me conformaría con que pudieras escuchar un murmullo,  un susurro de mi voz que te hiciera llegar en un bisbiseo: Aún te quiero.

Pero estás muerto, amor, y yo sola y viuda en el catorce de febrero.

Y hasta aquí la celebración microrrelatil del día. Espero que te haya gustado. Abrazos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s