Al encuentro de nadie

Fotografías: Alex Miranda.

Texto: Judith Bosch.

Al encuentro de nadie

El sol sobre el asfalto
se extiende igual que el barniz
hacia un mañana que me espanta.

El aire de agosto entra a llamaradas
por las ventanillas abiertas.

Papá retuerce el volante entre los dedos
—raices sin tierra que se enredan
buscando calor en cualquier brazo—.

Mamá maldice su esencia,
lazando los ojos rabiosos
contra la piel del mar
—Ya no rebuzna lágrimas secas,
sin locura con la que fingir que todo pasa
ya no hay resignación que aguante entera
los golpes de tambor que calientan sus sienes—.

Quizás allí atrás,
perdida en la complejidad de ese lugar
que jamás sentí mío,
con más tristeza y culpas
de las que mi edad puede aguantar,
busco el sonido de una guitarra y,
como quien se dedica a esperar fantasmas,
lo encuentro entre las nubes que huyeron.

Quizás allí atrás,
empiezan a deshacerse mis miedos,
quizás lo malo por venir no sea tan malo,
ni lo bueno soñado,
tan bueno,
quizás la serenidad me tienda la mano,
escondida entre zarzales,
y dejar de sufrir se me antoje tan raro
como bajarme del coche
y correr,
sin destino,
al encuentro de nadie.

 

Alex Miranda y Judith Bosch 2018

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s